Graffitis No debemos olvidar la historia

Comparte esta Publicación
Facebook Twitter Email


grafiti

Grafiti como parte de nuestra historia

Quiero dedicar este post a un estilo de arte del que soy solo un fan más en el mundo el grafiti, admirador del género y por las ideas que en sus inicios acciono el boom de la búsqueda de estilos, formas, en la explosión de ideas en distintos grupos de personas, en una búsqueda constante de mejorar y perfeccionar sus talentos, y a su manera plantearse metas que pocos las vieron cumplidas y ahora son parte de la historia humana.

Pero acaso el grafiti ¿no era parte ya de la historia de la humanidad?, al menos en un grado que podríamos catalogar de antiguo; el ser humano siempre aparece como un ser creativo, adaptable, al mismo tiempo inconforme, siempre ambicioso, no solo de satisfacer necesidades materiales y alimenticias, sino también satisfacer sus propias emociones, su yo personal (demás está decir que no todos somos iguales), su ego, en fin su alma.

No es fácil y algunos se rinden a la rutina del día a día, a mi parecer viven vegetando y la mayoría recordando impulsos para entonces ya lejanos que nunca florecieron y su tiempo fue, desapareció en la desidia y la falta de empuje.

Las primeras impresiones del grafiti datan en cuevas, tallados en huesos, rasgaduras en superficies, después la pintura hace su aparición, aunque los historiadores opinan que debería situarse este término a partir de los escritos en los muros de la antigua roma, con una mezcla de consignas políticas, declaraciones de amor, insultos, o su propio nombre (¿le suena a alguien este tipo de expresión?, vamos lo ven todos los días), los italianos fueron los que primero nos introdujeron la palabra Graffiti o Graffire que significa marca o inscripción al rayar un muro y al menos solo en su país este término se refiere a su sentido original, en el resto del mundo la evolución de la palabra por medio de las circunstancias humanas han convertido la palabra Grafiti en la marca de una subcultura que siempre estuvo entre nosotros, pero que en esta era contemporánea se mostró más notoria, agresiva (en sentido artístico), y que sorprende; por cada artista grafitero con su propio estilo de grafiti que aparecía en las calles nuevas ideas, tendencia y originalidad alimentaban esta nueva corriente (así es conocido ahora como una corriente artística), que empezó en un concepto nuestro, no enseñado, y que estará en futuras generaciones.

Ya hablamos acerca de la satisfacción personal de las emociones, el ego, ahora hablemos del ego y la expresión; la expresión como mecha con el fuego juntos, mostrándonos maneras y formas de decir, hacer entender un concepto, un mensaje, usando el ego como combustible que alimenta este conjunto asi fue el inicio de todo.

Una historia que ahora es leyenda, casi ignorada por la mayoría y olvidada por el resto, nos narra que en la segunda guerra mundial, en la campaña del norte de África, las tropas norteamericanas entraron en Túnez en la primavera de 1943, y por primera vez vieron un grafiti, propiamente dicho una inscripción “Kilroy was here” (Kilroy estuvo aquí), en los avances por Italia, Francia y finalmente Alemania este grafiti aparecía una y otra vez. Nunca se supo quien fue el autor mas se presume que pudo ser de alguna unidad de Ohio.

El nombre Kilroy se hizo conocido por el mundo y se hizo sinónimo de grafiti, fue acompañado con un dibujo de un personaje que sale sobre un muro mirando.

Como dije antes, la mezcla de ego y expresión lograron tal vez el propósito del autor desconocido, que su apodo fuera conocido, después hubo algunos intentos de lograr lo que había hecho Kilroy, pero sin conseguirlo, su grafiti es legendario.

Cuando el ego y la expresión van de la mano, son pocas cosas las que pueden detenerlos, pasaron los años, nos ubicamos en 1960, en Filadelfia USA, un joven apodado Cornbread para llamar la atención de una chica que le gustó, comenzó a grafitear su nombre a modo de firmas.

Después se dedicó a esto a tiempo completo y en la prensa subterránea aparecían sus proezas, incluso una de sus firmas apareció en el jet de los Jackson Five cuando aterrizaron en Filadelfia. A finales de los 60 hubieron los que encontraron en el grafiti una forma para cubrir sus necesidades que ya no eran muy personales, incluso algunas eran políticas y de protestas (¿recuerdan roma, no somos tan diferentes verdad?).

En cambio en Nueva York, la primera generación de los grafiteros comenzaron a crearse apodos mezclados con números que eran la calle donde ellos Vivian. Es en 1971 donde comienza la era pionera, donde la creatividad, la competencia, la búsqueda del estilo propio comienza.

Solo nos referiremos al Art Graffiti, por ser de nuestro interés directo, pues hay lo que se llama Slogans, y grafitis privados que varían sus conceptos de los que nos referimos inicialmente.

Es entre 1971 y 1988 donde el boom grafitero nos muestra al mundo su evolución, sus propuestas, su visión, es donde el mundo se debate entre lo artístico y lo vandálico, ya que desde la antigüedad hacer grafiti (la historia nos lo dice) es despreciar la propiedad para convertirla en un lienzo, según las leyes es un delito, pero para una visión no siempre hay leyes y es por eso que a pesar de todo, nadie puede negar que esas calles era la mayor propuesta artística en muchos años, la mejor galería de arte regalada a nuestros ojos y derroche de talento por doquier, los mismos artistas maduraban en sus metas y propuestas en un mundo lleno de visiones, miras y objetivos, pero sin leyes, y no era que no existieran, sino que no importaban, después claro les llegaría la factura, muchos lo sabían, pero en su presente, aun podían hacer más.

Hay muchas anécdotas, historias y algunas historias que se convirtieron en leyenda en el grafiti, nos cuentan de “IN”, apodo de un grafitero que empezó pintando 1 o 2 firmas en los vagones del metro, después llegaron a cientos, la gente lo despreciaba por su falta de estilo y por pintar sobre los grafitis ajenos, cuando llego a 5000 firmas coloreo el vagón de estrellas y lo pinto como un arco iris, sorprendiendo a todos que pensaban que no tenía estilo, cuando llego a 10000 firmas fue declarado rey de todos los vagones y “IN” se retiró.

Caine1 en 1976, decidió hacer grafiti en un tren junto con otros, eligió el que pasaría por el estadio de los yankees durante el segundo medio tiempo, en la televisión cuando emitieron el programa Welcome Back Kotter paso el tren y salió al aire su obra. Mencionar a los artistas en su totalidad seria para llenar grandes espacios es por eso que solo me remito a algunos.

En los 80s, las drogas, la violencia y la delincuencia extrema mezclada con la persecución de la Metropolitan Transit Authority (MTA), hicieron poco a poco que el grafiti desapareciera, las leyes se volvieron más rígidas, prohibieron la venta de pintura a menores y el talento se encripto hasta el punto de volver a sus inicios, se perdió el empuje, y no se ofreció otra salida, algunos migraron a Europa en busca de una segunda resurrección de la movida.

Aunque aún ahora hay algunos que siguen haciendo grafitis no solo en USA sino en Europa y en casi todos los países del mundo, son pocas las personas que entienden estas necesidades humanas y tal vez pase algún tiempo más, en que una nueva movida, corriente artística o fenómeno urbano, nos muestre otra vez y otra vez que no es algo externo la necesidad de expresarnos pues es parte de nosotros y de las generaciones que vienen.

Por mi parte seguiré haciendo mis diseños en papel, cartón, cerámica, las paredes de mi taller y en cuanto lienzo o masa se me presente como una nueva idea, mientras espero la siguiente ola.

Espero sus comentarios.

 

fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Grafiti

Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que se está tratando que es el grafiti.

Nos encanta compartir estas publicaciones, si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí


Comparte esta Publicación
Facebook Twitter Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *